Uva Mencía

La uva  Mencía es el ejemplo más claro de lo que es una variedad de uva autóctona. La Mencía se cultiva sólo en una muy determinada del Noroeste de la península ibérica, no encontrándose viñedos fuera de esta región tan bien delimitada. Es por eso una variedad autóctona por el libro. Es imposible encontrar Mencía en otras zonas de la península; ni tampoco fuera de ella. Y eso es porque la Mencía vive muy bien adaptada en ese clima templado y húmedo sometido a los caprichos del Atlántico que se da en el Noroeste peninsular. Un clima muy diferente de los rigurosos inviernos de la meseta y de sus veranos calurosos y soleados pero de noches frescas. A la Mencía tampoco le gusta el mediterráneo con sus veranos largos y cálidos y sus inviernos suaves y secos.

Le gustan los veranos moderados, las lluvias, la humedad del océano y los inviernos templados pero no heladores. Es así de caprichosa ella. Por eso se cultiva en la esquina noroeste de Castilla y León, es decir, la comarca del Bierzo, todas las denominaciones gallegas (Monterrei, Ribeira Sacra, Ribeiro, Rias Baixas y Valdeorras) y el norte de Portugal. Aunque en Portugal a nuestra Mencía la llaman Jaén, pero sigue siendo la misma variedad.

Aunque el origen de la Mencía no es claro, lo que sí tenemos claro es su geografía y su calidad. No siempre fue así.

La Mencía era la uva de los vinos a granel más ordinarios en los 70. Una variedad que no se consideraba que sirviera para hacer buenos vinos. Ahora no, ahora sabemos que la Mencía es una uva de gran calidad para elaborar vinos. De lo que antes se llamaban variedades nobles. Cuando empezó a despuntar, allá por el inicio de los 90, se difundió la idea de que la Mencía era pariente de la Cabernet Franc. Quizás porque entonces, inundados como estábamos de variedades foráneas (Cabernet Sauvignon, merlot, Chardonnay…) nos parecía mentira que una variedad patria pudiera igualar en calidad a las variedades francesas. Así que con un poco de complejo, emparentábamos nuestras variedades domésticas, como la Mencía, con variedades más reconocidas, como la Cabernet Franc.

Entonces se decía que la Mencía había sido traída a España por los monjes del Cluny que la habían plantado en los alrededores de sus monasterios. Luego se fue adaptando y sufriendo pequeñas mutaciones hasta dar lugar a nuestra actual Mencía. Pero los análisis de ADN dieron al traste con esta teoría, y de paso, con nuestro complejo. La Mencía es una variedad de gran calidad para elaborar vinos tintos y no tienen nada que ver con ninguna Cabernet Franc. Ni nada parecido. El ADN no resolvió el origen de la Mencía, que seguimos sin conocer. Pero hizo caer el mito de su origen francés.

Desde entonces parece que nos la hemos creído más, y en los últimos 20 años, la Mencía ha dado muchas y buenas sorpresas a vinistas de toda clase y condición. Desde vinos jóvenes, frescos y suaves hasta vinos tintos con enrome capacidad de envejecimiento, complejos y largos. ¡Larga vida a la Mencía Vinistas!

Filtro de búsqueda

Ranking Vinistas

60 - 100

Precio

3 € - 256 €

Ecológico

Mostrando 1 - 9 de 9 productos
Gastos de envío gratis a partir de 180 €
Hasta 3 botellas de vino: 5,20 € | Hasta 6 botellas: 6,50 € | Hasta 12 botellas: 8,95 € | Hasta 15 botellas: 10,90 € | Más de 15 botellas: 12,50 €