Vinos de Priorat

El Priorat era una comarca olvidada del interior de Tarragona. Como tantas comarcas españolas, era una zona tradicional de vinos. Y como tantas zonas de vino tradicionales, tiene un origen monástico. El Priorat era un Priorato con monasterios y una sierra montañosa que la rodea, a donde se retiraban muchos eremitas. Poco a poco fue cayendo en el abandono. En los años 80 y 90, los vinos del Priorat estaban muy poco valorados. Por no decir denostados. Los vinos del Priorat eran vinos ásperos, alcohólicos y duros. Eran vinos que se vendían a granel para mezclar con vinos más ligeros de otras zonas de Cataluña y hacerlos más… bebibles.

Eso fue así hasta que en los 90 unos locos se establecieron allí y pensaron que el Priorat podía ser la zona más apasionante del viñedo español. Y eso hicieron. Vinos absolutamente apasionantes… y prohibitivos. Porque esos primeros vinos del Priorat eran carísimos y escasísimos. Pero también asombrosos. Quizás esos precios desorbitados fueron parte de su éxito. Crearon expectativas. Todos querían probarlos, pero sólo algunos privilegiados conseguían una botella de esas. Esos primeros colonos del Priorat hicieron mucho ruido, se atrevieron y consiguieron que todo el mundo girara los ojos hacia allí. Había nacido el Priorat como lo conocemos ahora.

A partir de ahí, llegó una segunda hornada. Los vinos del Priorat mantuvieron esa esencia que le habían dado sus primeros descubridores, pero a precios más moderados. El Priorat empezó a resurgir. Tras años arrancando viñas y abandonando plantaciones, se plantó de nuevo garnacha, cariñena, pero también syrah o viognier. El vino del Priorat salió de su nicho y llegó a más sitios. Orgullosos de su origen y conscientes de su diferencia.

Porque, ¿qué es lo que los hace tan especiales? Sin duda, hay tres cosas muy singulares:

  • El clima del Priorat es mediterráneo pero de interior: por eso los veranos son calurosos y los inviernos relativamente fríos. Un clima seco, con muy pocas precipitaciones. Pero con una singularidad: la altitud porque es una zona montañosa.
  • El Priorat está rodeado de la sierra del Montsant. La viña se cultiva en laderas empinadas y, por eso, el terreno debe roturarse para crear terrazas o bancales.
  • El suelo del Priorat es de una pizarra que allí llaman licorella, muy peculiar.

Las variedades del vino de Priorat son típicamente mediterráneas. Originalmente, el Priorat era de garnacha y cariñena. Con todas estas novedades, han llegado otras uvas también mediterráneas, típicas del sur de Francia, como Syrah o Viognier.

Siempre os decimos que en todas las casas cuecen habas, y aquí no iba a ser menos. Hay vinos del Priorat sublimes y otros más que prescindibles. Con el inconveniente de que ni unos ni otros son baratos. Cultivar la viña aquí es complicado y por eso el precio de los vinos se encarece. Pero si es bueno, vale la pena. Porque aquí llegamos al meollo, ¿Qué hace de los vinos del Priorat tan especiales? Sin duda, se dan un aire mediterráneo. Los buenos vinos del Priorat son alegres y complejos, persistentes sin ser pesados. Difícil de explicar… Y, los más auténticos, tienen un toque mineral único que les da ese suelo de pizarra, la famosa licorella. Algo sutil pero único. A por ellos.  

Filtro de búsqueda

Ranking Vinistas

60 - 100

Precio

3 € - 256 €

Ecológico

Mostrando 1 - 4 de 4 productos
Gastos de envío gratis a partir de 180 €
Hasta 3 botellas de vino: 5,20 € | Hasta 6 botellas: 6,50 € | Hasta 12 botellas: 8,95 € | Hasta 15 botellas: 10,90 € | Más de 15 botellas: 12,50 €