Consejos y tips de vinos

Catar vinos: 4 trucos para aprender más rápido- VINISTAS TV – Episodio 58

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 23 febrero, 2017

¿Quieres aprender a catar pero te parece misión imposible? te dejamos 4 truquillos para aplicar cada día y mejorar a pasos agigantados.

¿Quieres aprender a catar pero te parece misión imposible? Te dejamos 4 truquillos para aplicar en tu día a día y mejorar a pasos agigantados.

  • 1. Mete las narices dentro: eso es catar

¿Qué hay ahí dentro? Usa el sentido… olfativo de narices.

No nos vale esa excusa de es que yo no tengo olfato. Es que lo tenéis infrautilizado. A oler, se aprende. Si Helen Keller podía adivinar la profesión de una persona por su olor, que no podréis lograr vosotros con el vino como gancho. Y para eso hay que meter la nariz. Acércate, no tengas miedo y huele.

Pero no sólo el vino, en general, la vida: vuelve a oler el café por la mañana, el laurel con el que cocinas, el caucho de las ruedas, el champú que usas cada día… todo eso es un entrenamiento.

  • 2. Ejercita la memoria y da un descanso a tu pituitaria

Inhalando fuerte hacemos que las moléculas aromáticas alcancen los receptores de nuestra pituitaria. Esos receptores transmiten la información al cerebro. Es ahí cuando tenemos que pararnos y ejercitar nuestra memoria.

Si inmediatamente después inhalamos otra vez con intensidad es fácil que apenas notemos nada. Porque al no haber moléculas nuevas, sencillamente nuestros receptores no transmiten nada. Digamos que se desconectan al no haber novedades.

Así que es el momento de pararte a pensar que es eso, donde lo has olido antes, a que te recuerda.

Después de un minuto, tu pituitaria está lista para volver a trabajar. Vuelve a meter la nariz en tu copa y empieza de nuevo (lo explican muy bien en este video).

Y no lo hagáis sólo por el vino. Hacedlo porque el olor está potentemente relacionado con nuestras emociones. Así que no perdáis la oportunidad de sentir un poco más.

  • 3. Tómate tu tiempo

Aprender a catar más rápido no está reñido con disfrutar del momento.

Cuando cates, tomate tu tiempo. No tengas prisa. Eso no quiere decir no te desesperes si al primer olor no encuentras nada. Cierra los ojos, piensa de que se trata, busca una relación, un hilo del que tirar… no aparece? No importa. Deja descansar tu nariz, disfruta de la conversación e inténtalo dentro de un par de minutos.

Ah! Y si alguien se quiere llevar tu copa, echa una última ojeada dentro, queremos decir, huele por última vez y quédate con ese recuerdo. Analízalo.

  • 4. Comprar vinos aventureros

Un error es comprar sólo vinos reputados o de marcas conocidas. ¿Dónde está vuestro espíritu aventurero? ¿Creéis que los Indiana Jones del vino se quedan en su salón probando los vinos de siempre? No, salen a descubrir denominaciones misteriosas, uvas desconocidas y enólogos ocultos en sus madrigueras.

Prieto Picudo, Montsant, Treixadura no están en los lineales de los supermercados esperando por vosotros. Tenéis que lanzaros a su búsqueda y conquistarlos.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *