3 PALABRAS PARA SOBREVIVIR EN EL VINO

Consejos y Tips de Vino

3 PALABRAS PARA SOBREVIVIR EN EL VINO

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 9 mayo, 2018

Para mi hay 3 palabras indispensables al describir un vino. Y las llamo indispensables porque hacen que nuestra experiencia sea mucho mejor. Te las contamos.

Vamos a ser sinceros: el lenguaje del vino se ha vuelto un pelín enrevesado. O quizás más que un pelín. Que levante la mano quien no ha dicho una palabra pedante al intentar describir un vino. A veces son palabras que se ponen de moda y todos las usamos indiscriminadamente como un tótem.

Se me ocurren muchos ejemplos… sin ir más lejos: natural. De tanto usarlo ha pasado de ser revolucionario a convertirse en algo ridículo. Para mi es un término que necesita unas buenas vacaciones.

Pero vamos a dejar de lado los snobismos y vamos a centrarnos en esas palabras indispensables, que hacen que el vino suene mejor y que hacen nuestra experiencia más placentera. Esos son los términos que me gustan. Y estos son los míos.

Equilibrado: las palabras mágicas

Es un término muy usado pero no por eso menos importante. De hecho, creo que es lo más importante de un vino. Equilibrio. Vinos que nada sobresale ni está fuera de sitio. Un vino en el que la suma de sus partes da un total delicioso. Eso es el equilibrio. Es un poco como la magia que hace que todo se aguante en un perfecto balance. Sin salidas de tono ni incongruencias. ¡Qué difícil!

Todos buscamos hacer vinos equilibrados. A veces el equilibrio está en una mayor potencia y a veces en más sutileza. ¿Dónde está el tuyo? ¿Y el de tu vino? de nuevo… ¡qué difícil es conseguirlo!

Un vino equilibrado está más allá de las modas y, por supuesto, trasciende a su propio autor.

suscripciones lote vino

Terroir: la palabra es el origen

Esta palabra francesa tiene difícil traducción. Algunos lo llaman terruño, y seguramente sea ese el término más adecuado. Lo llamemos como lo llamemos, para mi es esencial. El terroir marca desde el nacimiento el devenir del vino. Si al vino le hiciéramos preguntas esenciales: quién eres, a dónde vas, de dónde vienes, irían unidas al terroir. Así de importante es.

El terroir es la interacción de la planta con su entorno y como eso se manifiesta en el vino (en este enlace sobre Rioja os contamos precisamente las peculiaridades de este terroir).

El terroir es el clima, incluyendo el microclima, el suelo y la propia variedad. Pero es también las gentes que lo cultivan y el modo de hacerlo. Es la genética y la epigenética. Es lo que define el vino como es. Y también como no es. Poniendo dos ejemplos extremos, el terroir de un albariño gallego no se parece a una garnacha blanca de la Terra Alta. Es así y debe ser así. No hay manera que esos vinos se parezcan y no deben parecerse. El terroir es así de fabuloso.

Frescor: lo más obvio

El vino es una bebida. Obvio. Una bebida que debe acompañar una comida. Eso no hay que olvidarlo. Por mucha parafernalia, mucha historia que tenga alrededor, no deja de ser una bebida. Y por eso debe refrescar. Tan obvio que a veces se olvida. Así que fresco es para mi otro término esencial. De hecho os habíamos hablado de él en otro post, relacionándolo con la acidez, y en este video.

Los vinos que nos son frescos, son pesados y difíciles de beber. Vinos que cuesta que pasen por boca, que se hacen lentos. Ya sabes de esos que parece que nunca llegas al final de la botella. Así que frescor es agilidad y, también, alegría.

He buscado muchas veces un sinónimo a ese frescor que quiero que tengan los vinos, pero no la encuentro. Sin embargo, hay una palabra inglesa que me encanta y que es crispy. Crispy es Iiteralmente crujiente, pero también es refrescante con ese punto de chasquido que hace que tus papilas se despierten y saliven. Por eso a veces uso vibrante. Por esa misma sensación en boca que hace que el paladar se crispe con esa sensación de frescor.

Las palabras importan. Sobre todo porque nos ayudan a entender el vino y hacen que nuestra experiencia, completa, a la hora de probar un vino (ni siquiera digo catar) sea mejor. Son esenciales. Por eso mismo es complicado describir un vino. Y también apasionante.

Y para ti, ¿cuáles son tus palabras favoritas?

somos vinistas

 

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *