Como entender las guías de vino.

Consejos y tips de vinos

Como entender las guías de vino.

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 11 mayo, 2016

Hay una frase genial de la película Birdman (2014) en la que el protagonista, un actor que lucha por recuperar la fama de su mejor época, se pregunta ¿Qué tiene que pasarle a uno en la vida para decidir ser crítico?

Hoy mi intención es daros las claves para entender las guías de vino. Si es que se puede.

Hay una frase genial de la película Birdman (2014) en la que el protagonista, un actor que lucha por recuperar la fama de su mejor época, se pregunta ¿Qué tiene que pasarle a uno en la vida para decidir ser crítico?

A los que nos gusta el vino (o el cine), así sin más, y disfrutamos tantísimo con los buenos vinos y hasta con los vinos menos buenos (como disfrutamos de pelis sesudas pero también de una comedia romántica de tanto en tanto), nos resulta incomprensible como la mayoría de los críticos de vino disfrutan tan poco del vino.

Vamos a empezar por intentar entender este particular mundillo de revistas, blogs y guías de vino varias.

CLAVES PARA NO PERDERTE 
  1. La mayoría de las publicaciones catan a botella descubierta. Es decir, saben que vino es. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Juzgad vosotros mismos.
  2. Gran parte de las revistas y de las guías admiten publicidad. Ya sabes: desconfía. No digo que no sean objetivas. Pero bueno al menos con sus anunciantes, no lo serán mucho.
  3. El crítico lleva un friki dentro, necesita la extravagancia. Pero nosotros vinistas de corazón, no. Así que al contrario que a ellos no tienen por qué maravillarnos los vinos raros, de aromas extraños y sabores imposibles. No pasa nada si no te gusta su vino fetiche.
  4. Los vinos acostumbran a clasificarse sobre un máximo de 100 puntos. Lo cual no significa que 50 sea la mitad de un gran vino; 50 puntos no existen, ni 60 ni 70, ni casi 80. En realidad:
    • Muchas publicaciones comienzan en 85 puntos. Pero eso es un desastre. Ya sé que la cuenta fácil es pensar que un 85 es un 8.5, lo que traducido al lenguaje escolar que todos manejamos, es un notable sin tapujos; pero lamentablemente no es así. Es una nota mediocre, un vino casi con defectos.
    • A partir de 85 empezamos a hablar de un vino decente, sin defectos, sólo pasable.
    • Pero el gran salto está en los 90. Los 90 son una barrera psicológica. A partir de ahí, todo es bueno. Por debajo, nada cuenta. Ese punto de diferencia de 89 a 90 vale más que cualquier otro.
    • El siguiente ranking comienza a partir de los 95: esos son los vinos realmente excepcionales, raros, a veces difíciles de entender. Ese misterio que es la singularidad.
    • Y por fin llegamos a los 100, ¡ay, los 100! inalcanzables, inimitables. Y sobre todo intocables.

Como el vino, las guías de vino hay que consumirlas con moderación. Y cuando no estemos de acuerdo con sus valoraciones y destrocen uno de vuestros vinos preferidos (a mí me pasa continuamente) os preguntaréis cómo en Birdman, que llevaría a ese hombre a convertirse en crítico. Y a continuación, os bebéis la botella y os quedáis tan a gusto.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *