Mamá… quiero ser enólogo.

Curiosidades del mundo del vino

Mamá… quiero ser enólogo.

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 20 abril, 2016

La carrera de Enología otorga un título pero no la capacidad de hacer buenos vinos. Convertirse en un buen enólogo viene después de la Universidad y tiene tres claves: tiempo, suerte y curiosidad.

La consabida carrera de Enología otorga un título pero no la capacidad de hacer buenos vinos. Eso ya se sabe. Convertirse en un buen enólogo es algo que viene después de la Universidad y que para mí, tiene tres claves: tiempo, suerte y curiosidad.

EL TIEMPO

El tiempo viene en forma de paciencia. Porque en esta profesión te pones a prueba una vez al año: durante la vendimia. Y para eso te tienes que preparar mucho antes y hacer un buen trabajo después. Y si te equivocas, hay que esperar al año siguiente. Y cada vendimia es diferente aunque todas se parecen y cada año hay que ser un poquito más sabio. Por eso la experiencia es aquí más que un grado, una necesidad. Así que paciencia, cada vendimia juega a tu favor.

LA SUERTE

Damos por sentado que para casi todo en esta vida, necesitas una pizca de suerte. Un pequeño golpe de suerte que te abra una puerta o sencillamente una ventana. Algo que te asome al mundo complejo de los distribuidores, las bodegas, los periodistas de vino, las guías de cata famosas, las revistas enológicas…

LA CURIOSIDAD

Y por último la curiosidad. Curiosidad por conocer y curiosidad por experimentar. Para saber hacer un gran vino, hay que catar mucho, no beber por beber. Catar con la cabeza y un poquito con el corazón. Quiero decir no sólo catar analizando, sino también descubriendo la historia de ese vino y del que lo hizo. La curiosidad por preguntar y por entender. Y es también experimentar y no dar nada por sentado.

Y una advertencia: hay que saber que la profesión de enólogo conlleva también hacer trabajos no tan glamurosos como los que mucha gente tiene en la cabeza. Ser una auténtica rata de bodega, transitando entre tanques, barricas y botellas forma parte del aprendizaje.

Pero si eliges ser enólogo, que sepas que es un trabajo para hacer con pasión. Para entenderlo un poquito más os dejo Wine Spectator y toda su ironía.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *