Tal y como lo ves: un vino leonés que es pureza.

¿Por qué nos gusta?

Valdevimbre es un pueblo vitivinícola por excelencia. Allí, entre sus bodegas excavadas en la propia colina, salpican las viñas. Nano y Jesús lo saben bien. Son de allí, de toda la vida, y no podían hacer esto de otra manera que juntos.

Toda su producción es ecológica, y la bodega está hecha al servicio de la uva. No es una bodega que busque ser rimbombante, sino útil. Así sale de bien este vinazo.

Todo lo que hay que saber de este vino

Tal Cual

Tipo de vino:
Vino Tinto

Variedad:
Prieto Picudo

Zona:
D.O. León

Crianza:
3 meses en barrica de roble

Botella:
750 ml

Cata:
Ya os avisábamos en sus hermanos, blanco y rosado, que una botella no basta. Aquí pensamos lo mismo. Tal Cual es un tinto que se hace tan bebible que siempre quieres más. El tomillo que vemos en la finca está también en el vino. ¿Lo notáis? Es delicioso. Se entremezcla con las frutas rojas y nos hace salivar.

Con qué disfrutarlo:
Nos hace así como ilusión con una tabla de embutidos. Incluso queso, ¿eh? Pero también es un vino estupendo para las comidas: desde cosas grasas (lo probamos con un chorizo al vino y ñam) hasta algo más ligero, como un pescado azul.

El productor: El sueño de las Alforjas

Vinistas

Su pueblo está al sur de la provincia de León y es tierra por excelencia de una variedad muy peculiar, el Prieto Picudo. Una variedad rara pero muy interesante, tinta. También cultivan otra variedad blanca, autóctona, y también peculiar, Albarín. En total 25 hectáreas, todo cultivado en ecológico y sólo trabajan con su propia uva.

El Sueño de las Alforjas es más que una bodega elaboradora de vino. Es un ecosistema. Ellos dicen que es una “granja”. Por eso además de viña y bodega, tienen animales. Animales que también sirven al propósito de la viña. Como caballos para arar, ovejas para abonar, vacas… De hecho, el edificio de la bodega, es para ellos “El rancho”, como parte de esa granja integral que es el proyecto. Se trata de recuperar el ciclo, de autoabastacerse.

Ese “rancho” que es la bodega es por dentro un prodigio técnico. Porque lo cortés no quita lo valiente. Preparada para trabajar en gravedad, evitando el bombeo de la uva, con puente- grúa y los depósitos OVIS que sobrevuelan la bodega cargados de vino para no usar bombas. Trabajan con depósitos de hormigón para asegurar un aislamiento térmico y facilitar la inercia térmica en los procesos de finalización, vasijas de barro… Una enología con mínima intervención, que deja que se exprese esa uva que ellos tanto miman.

Descubre al productor

Tal Cual

Tal Cual

Tal Cual

6,40 €

Envío GRATIS a partir de 90 €