Más Feliz que una Perdiz

de Feliz

Félix es un innovador en la Ribera del Duero. Donde todos hacen tintos, él hizo blancos. ¡Y qué blancos! 

¿Por qué nos gusta?

Félix es un innovador en la Ribera del Duero. Donde todos hacen tintos, él hizo blancos. ¡Y qué blancos! Partiendo de la Albillo Mayor, la uva autóctona de la zona, olvidada pero interesantísima. Su trabajo le costó encontrar las cepas buenas. Porque había pocas y estaban en lo más recóndito de la zona. Pero sus amigos enólogos y viticultores, le iban dando los chivatazos: oye que en tal pueblo hay un agricultor que tiene 4 líneos. Que en tal municipio, este señor tiene unas cepas en una parcela vieja… y así se fue haciendo con un patrimonio de Albillo viejo, aquí y allá. Todo super escogido, todo lo mejor.

Así llega Viñas Olvidadas: el vino en el que Félix quiso hasta dónde llegaba la Albillo Mayor. Toda la carne en el asador. Uvas maceradas con nieve carbónica (es decir, mucho frío para extraer lo mejor de las pieles, antes de fermentar). Mucho battonage (remover las madres) con lías, para sacar volumen y aromas únicos. Un blanco con doce meses de barrica de acacia (ojo a la innovación) y doce meses de botella.

Si le preguntas a él, te pone la mano en el fuego por su guarda. Y nosotros le damos la razón. Un blanco para guardar porque dará sorpresas en unos años. Palabra de Vinista.

Todo lo que hay que saber de este vino

Más Feliz que una Perdiz

Tipo de vino:
Vino Blanco

Variedad:
Albillo Mayor

Zona:
D.O. Ribera del Duero

Crianza:
12 meses en barrica de acacia

Botella:
750 ml

Cata:
Un vino, como dice Félix, con mucha chicha. ¿Su punto? Buenísima nariz: mineral y hierba seca, con su puntito de frutas de hueso (albaricoques, hemos dicho aquí). En boca, es denso, que no empalagoso, una acidez que acaba en una salinidad, sencillamente maravillosa. Tomaos un momentito y buscad esa sal en los laterales de la lengua. ¿Lo notáis? Largo y estupendo.

Con qué disfrutarlo:
Aquí nos sacamos todos los prejuicios y os decimos que es un vino gastronómico. Porque va con muchas cosas. Por raras que sean. Platos complicados, incluso alguna carne, tipo ave y cosas ligeras. Nos ponemos sibaritas para la recomendación final: probadlo con ceviches y nos contáis. Veréis que gusto el contrapunto ácido del ceviche y la longitud del vino.

El productor: Feliz

Vinistas

Han hecho una bodega, que es una reina para los blancos. Una bodega súper tecnológica, con todo lo que una variedad tan desconocida como la Albillo Mayor necesita para brillar: desde barrica (de roble francés o de acacia) hasta gres de barro, y todas las innovaciones que sean necesarias. Pero no nos equivoquemos: la tecnología está al servicio de la variedad y no al revés. Esto es para poder usar levaduras autóctonas, mangueras cortitas que no dañen la uva, nieve carbónica para enfriar la uva y poder macerarla…

Así son vinos sin nada artificial, puros y que él se bebería y sobre todo que le hacen feliz.

Descubre al productor

Vinos similares

Más Feliz que una Perdiz

Más Feliz que una Perdiz

Más Feliz que una Perdiz

16,50 €

Envío GRATIS a partir de 90 €