Capricho

de Gancedo

Capricho, con ese nombre, lo dice todo. Gancedo tiene el mayor territorio de viñas de Godello del Bierzo, y las hacen sacar sus mejores frutos. Literal y figuradamente.

¿Por qué nos gusta?

Este Capricho viene de la parcela de Lamas, la más grande la bodega. Una espectacular parcela con forma de cono, en el las viñas se plantaron según las curvas de nivel para evitar la erosión del terreno. Una gozada de sitio. Y es que Jose, su dueño, como ingeniero de minas, sabe mucho. Como sabe mucho de suelos y por eso en Gancedo son todos unos maestros aplicándolo a la viña.

Es una bodega hecha a capricho, con pequeños depósitos para fermentar las uvas según parcelas, con bombas peristálticas que acarician las uvas, con depósitos, como huevos de cemento, originalísimos para sus Godellos. Le sumamos a Nacho, su enólogo, y la ecuación no puede salir mejor.

Todo lo que hay que saber de este vino

Capricho

Tipo de vino:
Vino Tinto

Variedad:
Godello

Zona:
D.O. Bierzo

Crianza:
Joven

Botella:
750 ml

Cata:
Si pensamos en como definir el vino, os decimos que atractivo. Irresistible. Intenso en aromas, una explosión de limas y pomelo, con sus notas de manzana verde y algo como a retama. Un godello que tiene una acidez estupenda que casa de maravilla con la densidad y la redondez en boca. Un vino largo y bien dibujado, que nos deja salivando toda una comida. Puede apreciarse un puntito de madera, que viene dado por el golpe de barricas reutilizadas de Herencia.

Con qué disfrutarlo:
Perfecto si piensas hacer un aperitivo largo de muchos platillos. Por supuesto, pescados y mariscos. Pensamos en una señora lubina con sus patatinas al horno y su cebolla. O un señor rodaballo a la brasa. Bueno, bueno que espectáculo. Pero si queréis algo más sencillito podemos optar por unos quesos cremosos, una pasta o una pizza bien crujiente.

El productor: Gancedo

Vinistas

Gancedo es fruta, innovación y calidez. Una bodega hecha al gusto, viñas viejísimas y unos vinos con los que te dan ganas de bailar. Mencía y Godello por bandera. Tienen la inmensa suerte además de contar con unas viñas de Mencía viejas y sanas. Con paciencia y mucho sentido, han ido comprando pequeños majuelos repartidos en todo el valle de Cacabelos. Cuando empezaron, lo que hacían eran alquilar las viñas viejas, las trabajaban y adaptaban a sus estándares de calidad (bien altos, por cierto) y después de unos años cultivándolas, si les convencía la calidad, entonces las compraban. Nos encantan, de verdad, y a vosotros os van a encantar también. Dejaos llevar y disfrutad.

Descubre al productor

Vinos similares

Capricho

Capricho

Capricho

11,00 €

Envío GRATIS a partir de 90 €