Finca El Guijarral

de Rudeles

Sólo 15 hectáreas diseminadas en casi 60 parcelas, algunas tan pequeñas que sólo tienen 50 cepas. Eso sí, viñas viejas, cultivadas entre Peñalba y Atauta en un precioso valle de la Ribera del Duero. Lo que sale de ahí solo puede ser galáctico. 

¿Por qué nos gusta?

Cuatro amigos en un pueblo de la Ribera del Duero que heredan un patrimonio vitícola de pequeñas fincas con viñas muy viejas, de una calidad impresionante. Experiencia tienen y valentía también. Antes que dejar que se abandone el cultivo, se ponen manos a la obra y crean Rudeles. Juntando sus viñas y los apellidos de los 4 amigos, ahora socios.

Sólo 15 hectáreas diseminadas en casi 60 parcelas, algunas tan pequeñas que sólo tienen 50 cepas. Eso sí, viñas viejas, cultivadas entre Peñalba y Atauta en un precioso valle de la Ribera del Duero. Lo que sale de ahí solo puede ser galáctico.

Todo lo que hay que saber de este vino

El Guijarral

Tipo de vino:
Vino Tinto

Variedad:
Tempranillo

Zona:
D.O. Ribera del Duero

Crianza:
Varios meses en barrica de roble francés de 225 litros

Botella:
750 ml

Cata:
La Ribera del Duero es fabulosa. Pero la de Soria, eso es otra dimensión. Y eso se nota ya en esta nariz, fina y elegante. Nada de fruta dulzona, aquí hablamos de hierbas, sotobosque y quizás algo floral. En boca, tiene un volumen increíble con un tanino de grano fino que da estructura pero no arrasa la boca. Asi que todo el conjunto es elegancia y equilibrio. Ahí es nada.

Con qué disfrutarlo:
Un pedazo de carne o un buen guiso. Si queréis triunfar marcaos un lechazo a la brasa, o al horno, en su defecto. Sin más.

El productor: Rudeles

Vinistas

Quizás poco conocida para muchos conocidos, pero los entendidos saben que esta Ribera del Duero tiene unas uvas muy especiales. Y de eso va Rudeles.

Rudeles son las iniciales de los apellidos de los 4 socios. Todos parientes y amigos que no querían ver como su región se despoblaba y cómo nadie se hacía cargo de las viñas plantadas por sus abuelos. Antes que tirarse de los pelos y huir también a la ciudad, decidieron liarse la manta a la cabeza y hacer lo que mejor sabían hacer grandes uvas para grandes vinos.

Y aquí están al pie del cañón de Rudeles: Javier Ruperez, Antonio Ruperez, Juan Martin del Hoyo, Marcos Espinel haciéndose cargo de esas viñas de 90 años. Algunas de ellas anteriores a la filoxera.

Estas viñas viejas son toda una rareza en la Ribera del Duero. Una DO con un crecimiento espectacular en los últimos años. Y s damos una cifra: el 80% de las viñas plantadas tienen menos de 20 años. Por eso, estas viñas tienen tanto valor aquí.

Viñas viejitas pero sabias. Que se regulan muy bien cuando el año es seco, porque sus raíces profundas penetran en la tierra buscando agua. Y saben que el año que es frío hay que esforzarse por madurar mejor las uvas. No dan muchos kilos de fruta, pero las uvas que dan son, sencillamente, las mejores.

Rudeles suma más de 60 parcelas todas diseminadas en el valle alrededor de Peñalba y que llega casi hasta Atauta. Algunas parcelas son tan pequeñas que sólo tienen 50 cepas. Como un pisito.

Tempranillo o Tinta fina, como quieras llamarlo, es la variedad mayoritaria. Y cuentan con una singularidad: Garnacha y Albillo.

-          La primera bien difícil de encontrar en la Ribera del Duero. Pero la hay. Esta es muy vieja y nunca está en solitario en una parcela sino que la encontramos aquí y allá plantada entre las cepas de Tempranillo. En los vinos de Rudeles siempre entra en el copuage. En proporciones muy pequeñas, normalmente un 5%.

-          Albillo, la única variedad blanca de la Ribera. El Consejo Regulador la admite desde hace poco, y Rudeles hace un vino blanco delicioso con ella. Un blanco que no es Ribera, sino que se clasifica como Vino de la Tierra de Castilla y León. Pero bueno eso es lo de menos.

Descubre al productor

Vinos similares

Cómpralo antes de las 14h y recíbelo el siguiente día hábil

El Guijarral

Finca El Guijarral

El Guijarral

11,90 €

Envío GRATIS a partir de 90 €