Vinistas

Cesar Cubillas
Cien cepas

César proviene de un pequeño pueblo del sur de la provincia de León, llamado Corbillos. En Corbillos siempre hubo viña y siempre se cultivó. Su padre tenía un majuelo, es decir, una pequeña parcela de la que sacaban uvas para consumo propio. A César le picó el gusanillo de hacer vino, no como lo hacía su padre, sino como lo haría él mismo. César quería hacer un gran vino. Sabía que con una variedad autóctona, como la suya, era posible. Además, tiene un suelo pobre, con mucha arcilla, en un clima duro, adusto. Un clima de inviernos fríos, veranos cortos y calurosos y una pluviometría muy baja. En esas condiciones, las uvas tintas maduran con dureza, que luego hay que domesticar.


Contando con estas cien cepas de Prieto Picudo elaboró un primer vino con una producción limitadísimo, sirviéndose de familia y amigos y buenos consejos. Pero entonces, le picó saber más, conocer mejor, aprender… así que se formó en técnicas de enología y aprendió también sobre viticultura. Así lleva embaucado más de 10 años. En este tiempo, no ha perdido la ilusión pero el proyecto ha ganado en dimensión y proyección. Con maquinaria moderna y más viñas aunque sigue considerándose un vino de garaje.


Hoy, cien cepas es un proyecto serio y bien asentado. Fiel a su origen, aunque ya hay bastantes más de cien cepas. Pero que mantiene el espíritu de hacer un gran vino de Prieto Picudo.

¿Por qué nos gusta?

Conocemos muy bien a César, desde sus inicios. Si hay algo que admiramos es esa ambición por hacer algo bueno de verdad. Nunca quiso hacer un Prieto Picudo más. Siempre quiso hacer un gran vino. Nos quedamos también con sus ganas de aprender y mejorar. El vino que conocimos hace 10 años y que os traemos ahora es definitivamente diferente. En este camino, su vino se ha hecho más sabio y ahora demuestra todo lo que esconde: viñas viejas de Prieto Picudo, un terreno pobre, un clima duro y una elaboración cuidada al 100%.

Mostrando 1 - 2 de 2 productos
Gastos de envío gratis a partir de 180 €