Los 8 peores Maridajes de la Historia de los Vinos Tintos

Consejos y Tips de Vino

Los 8 peores Maridajes de la Historia de los Vinos Tintos

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 26 junio, 2018

Por alguna razón tendemos a pensar que el vino tinto va con casi todo. Pues no queridos. Hay una serie de comidas que sencillamente lo destrozan. Y ellas mismas son destrozadas por el vino. Por eso, porque tendemos a casarlo con todo este post está dedicado a las mayores barbaridades con vino tinto.

En este blog  hemos hablado de maridajes muchas veces. Y claro siempre os contamos los matices del vino y de la comida, como aparecen, se complementan, se combinan… Hasta que ¡zas! Surge ese sabor delicioso e inolvidable. Pero, ¿Qué pasa cuando lo hacemos mal? Mejor dicho, rematadamente mal. Porque no nos preocupa que el maridaje no sea perfecto. Dormimos tranquilos con eso. Nos preocupa el desastre en la mesa. Y más con invitados.

Por alguna razón tendemos a pensar que el vino tinto va con casi todo. Pues no, queridos. Hay una serie de comidas que sencillamente lo destrozan. Y ellas mismas son destrozadas por el vino. Por eso, porque tendemos a casarlo con todo, este post está dedicado a las mayores barbaridades con vino tinto.

1. Merluza y vino tinto

Una copa de vino tinto después de la suavidad y tersura de la merluza o el lenguado es como masticar papel de plata. Y no tengo nada contra los que mascan papel de plata pero sólo lo advierto. El lenguado o la merluza son suaves y delicados así que no solo se perderán en el tinto sino que el conjunto resultará amargo y astringente. Solo tenemos disculpa si es un vino tinto muy fino y muy ligero. Pero aleja de tu merluza los tintos demasiado potentes porque no es un maridaje nada bueno.

2. Alcachofas y vino tinto

Sin duda el campeón de los peores maridajes de todos los tiempos es la alcachofa y el vino tinto. En su favor debo decir que las alcachofas son difíciles de maridar. No sólo con los tintos. Es una pena porque unas buenas alcachofas es de las cosas más deliciosas de la vida. Pero la culpa la tiene la cinarina. Esa sustancia hace parecer el agua dulce y bromea con nuestras papilas gustativas para anular la sensación ácida y potenciar el amargo. Un vino tinto parece mucho más amargo de lo que es y mucho más áspero. Así que ojo con ellas. Elige un vino rosado o por qué no, un Jerez.

DESCUBRE-VINISTAS

3. Coles de Bruselas y vino tinto

No es lo más glamouroso, es verdad, y pocas veces son el plato principal sino guarnición pero todo hay que decirlo. Es una cuestión química pero aquí no es cinarina nuestro enemigo. Sino otra sustancia química. La de los compuestos de azufre y su relación con los polifenoles del vino. El resultado del azufre y el vino tinto es algo así como huevos podridos o goma quemada en tu boca. ¿Qué prefieres para el maridaje? Prefieres un blanco, claro. O un rosado.

4. Cabrales y vino tinto

Lo pongo así como queso de Cabrales pero en general ningún queso azul es el maridaje de los tintos. El resultado de tinto y queso azul es una bomba en el paladar. El aroma enmohecido y la sensación picante del queso se pelea en combate a muerte con la aspereza y el amargor del tinto. Tus papilas son las grandes damnificadas de esta guerra. En fin, más vale mantenerse alejado de la combinación. Mejor acercarse al queso con algo más suave, más untuoso y más dulce como un oporto o incluso un cava brut si el queso no es muy fuerte.

 

Descubre vinistas.com

5. Vino Tinto y caviar

¡Ay el caviar! La riqueza y la opulencia asociada a una lata de huevas de esturión invitan a un vino tinto, ampuloso, denso y… caro. Pero claro la delicadeza del auténtico caviar queda aplastada por el tinto y el vino tinto parece fangoso por la textura del caviar. Un desastre y montón de dinero malgastado. Prueba a maridarlo con un cava o un champán. Al fin y al cabo, es también muy opulento.

6. Sushi y vino tinto

Quizás de los peores maridajes. Ponte a temblar cuando veas un tinto de buen tanino con pescado crudo, en cualquiera de sus formas. Ceviche, sushi, sashimi, rollo maki… El vino hace parecer el pescado malo y el pescado hace parecer el vino malo. No hay manera de arreglarlo. Un tinto musculoso y denso no tiene nada que hacer en  un restaurante de sushi. Buscad un blanco super fresco, albariño ¿por qué no?, cava y los más osados… fino o manzanilla!

7. Ostras y vino tinto

Tenemos en contra la textura y el sabor para este maridaje. La gelatina de las ostras parece arenosa cuando las mezclas con un tinto. Y el tinto parece metálico al combinarlo con las ostras. Decídete por un albariño, un cava, un champán… eso refresca y casas la viveza del marisco con la del vino. Lo que no hace el tinto.

Maridajes de las ostras: Cava Can Xá Brut Nature en Vinistas

8. Comida picante y tintos con mucho alcohol

La comida picante tiene su intríngulis. Primero porque la sensación picante no es universal o al menos no universalmente compartida. Quiero decir que algunos disfrutan de una comida que describen como ligeramente alegre, mientras que para otros esa misma comida es insoportablemente picante. De cualquier modo, el alcohol no va a domar el picante. Ni lo sueñes. Ambos son ardientes y la combinación abruma el paladar y lo anestesia. Así que nada como un blanco fresco y muy frío para irse de bolos con tu comida picante.

Maridajes sin equivocarse

Quizás otro error garrafal es no atreverse y cumplir a rajatabla las clásicas reglas de los maridajes. Es imposible probar y no equivocarse. Alguna vez nos tiene que opasar. A mi, muy a menudo por cierto. Así que tampoco me tomes muy en serio. El vino es divertido precisamente por las muchas posibilidades que ofrece. Así que prueba, experimenta y no te olvides de contárnoslo.

Si te ha gustado este post, y ya que has llegado hasta aquí, te invitamos a que conozcas Vinistas . Somos buscadores de vinos independientes, descubre la fórmula Vinistas, nuestra esencia, nuestro por qué. Apoyamos pequeñas producciones de vinos que merezcan la pena, hechos por gente real, con una historia que contar. Y no olvides pasar a conocer a nuestros pequeños productores y sus vinos.  ¡Nos encantan!

Descubre vinistas.com

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

6 comentarios en “Los 8 peores Maridajes de la Historia de los Vinos Tintos”

  1. El tinto y las alcachofas fue de mis primeras esperiencis con un mal maridaje.Me gusta ir probando y la esperiencia fue sorprendente y bastante mala .
    Quique

  2. Hola Enrique. Gracias por tu respuesta. La verdad es que es un ejemplo típico de mal “emparejamiento”… pero de los errores también se aprende. Como decíamos en el post con un rosado ( de la Do Tierra de León por ejemplo) o incluso un vino de la Do Jerez ( arriesgando) podemos domar las alcachofas.
    Saludos!

  3. Con picante es terrible….con verduras en general no mola nada….todo lo que no sea una carnecica buena tipo cordero…..puuuffff

  4. Porque un vino de Jerez con alcachofas es arriesgar? Para nada , es sin duda el mejor maridaje posible.
    Además que vinos de Jerez hay muchos tipos, Jerez no es un tipo de vino sino una DO.

    1. Hola Jesús, muchas gracias por tu comentario y tienes razón. Desde aquí intentamos animar a salir de la zona de comfort. Allí fuera hay cosas interesantísimas para probar que son grandes aciertos.

Responder a Enrique Peidro Cantò Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *