12 uvas en Nochevieja, y eso ¿por qué?

Curiosidades del mundo del vino

12 uvas en Nochevieja, y eso ¿por qué?

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 5 diciembre, 2017

¿Sabes por qué comemos 12 uvas en Nochevieja? Te contamos de donde viene esta costumbre para que puedas lucirte con la anécdota delante de la familia estas fiestas.

Comer 12 uvas en la medianoche del último día del año es una tradición y una superstición. Algo que compartimos todos los españoles, de cualquier clase y condición.

La costumbre

12 uvas como los 12 meses que nos esperan. Raro es el que no se prepara para el ritual. Escoger las uvas de menor tamaño, contarlas cuidadosamente y toquetearlas nerviosamente a la espera de las 12 campanadas. Aquí vale la pena diferenciar entre los cautos que las pelan y las despepitan y los valientes que desafían las leyes de la masticación y las engullen enteritas.

Con los ojos fijos en la pantalla, esperando el último anuncio del año y con la cena aún por digerir nos comemos nuestras 12 uvas. 12 uvas que nos traen la esperanza de 12 buenos meses. De Coruña a Valencia y de Bilbao a Cádiz, todos nos atragantamos, reímos y engullimos al son de las campanadas de la Puerta del Sol, mientras discutimos si son los cuartos o las campanadas.

De esas cosas que unen.

vinos buenos y baratos

¿Os habéis preguntado por qué 12 uvas?

Parece que la tradición se tornó masiva hacia 1909. Los anales reportan una cosecha extraordinaria, en cantidad y calidad. Así que los viticultores alicantinos de la Sierra de Aitana regalaron parte de sus uvas a los madrileños que paseaban por la Puerta del Sol aquel 31 de diciembre. Parece que por aquel entonces, ya había costumbre de junto con los turrones de Jijona y Alicante enviar y servir a la capital, uvas de esta zona en Navidad.

Lo que parece seguro es que para aquellas fechas ya había costumbre de tomar uvas en Nochevieja. En 1894, un diario de la época publica un artículo en el que describe la costumbre venida de Francia y adoptada por la alta sociedad española. Esta costumbre consistía en beber champagne y comer uvas al escuchar la primera campanada.

Parece que un grupo de madrileños decidió ironizar sobre la cuestión y fue a la Puerta del Sol a comer uvas y beber espumoso. Una especie de burla a los snobs de la época, que copiaban costumbres ajenas. Tengo que decir que no conozco a ningún francés que coma uvas en Nochevieja pero todos se empeñan en decir que es costumbre francesa. Así que quizás ahora haya caído en desuso y la daremos por buena.

Poco a poco se fue extendiendo por toda Latinoamérica e incluso las comunidades hispanas de EEUU lo celebran así.

La tradición se fue puliendo y llegamos a las 12 uvas que probablemente representan los 12 meses. 12 meses de buena suerte y prosperidad que os deseamos. Llenos de buenos vinos. Eso sí.

somos vinistas

 

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *