Fraude en el Ródano. Raphael Michel:nadie da duros a cuatro pesetas

Consejos y tips de vinos

Fraude en el Ródano. Raphael Michel:nadie da duros a cuatro pesetas

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 9 agosto, 2017

Hoy os explicamos otro engaño dentro del mundo del vino. Quizás de menos categoría porque los vinos no son legendarios y, desde luego, hecho sin astucia, ni gracia, pero de cifras más abrumadoras.

No todos los engaños son iguales. Hay engaños nimios, pero divertidos por la astucia y la picaresca con que se pensaron. El cómo es la trama de la historia. Y hay fraudes de proporciones gigantescas pero sin un ápice de gracias por lo burdos y la torpeza que se han trabajado. Como el de Raphael Michel.

Hace unos meses os hablábamos de Rudy Kurniawan. El fraude de Rudy empezó como los primeros. Un engaño misterioso y atractivo. Luego a Rudy se le fue de las manos y llegó a cifras mareantes. Pero esa es otra historia.

Hoy os explicamos otro. Quizás de menos categoría porque los vinos no son legendarios y, desde luego, hecho sin astucia, ni gracia, pero de cifras más abrumadoras.

¿Y quien es él? Raphael Michel

Raphael Michel es una de las compañías francesas más grandes en el negocio de los vinos a granel. Quizás es la líder en su sector. Fundada en 1899 dio su gran salto en 2002, cuando fue comprada por su actual propietario. En 2004 entró en bolsa y en 2007 construyeron uno de los mayores almacenes de vino, con capacidad para 400.000HL, el equivalente a 53 millones de botellas. Y digo que son almacenes y no estrictamente bodegas. Porque esta compañía no elabora vino, sino que compra, mezcla y vende.

Raphael Michel está establecida en el Sur de Francia y opera en las zonas de Ródano, Provenza y Languedoc- Rousillon. Su trabajo consiste en comprar vinos (ya hechos como os decíamos antes), mezclarlos, envejecerlos y venderlos en cisternas a compañías embotelladoras. Trabajan con más de 4000 proveedores, mueven 400.000 hL de vino y tienen una cifra de negocio de unos 80.000.000€ al año. Más que grandes, muy grandes.

Los hechos

Guillaume Ryckwaert, su CEO, ha sido detenido y puesto en libertad la semana pasada tras depositar un millón de euros de fianza. Además, tiene prohibido comunicarse con sus colaboradores. La investigación de la aduana judicial de Marsella lo acusa de vender vino de otras zonas de Francia (el equivalente a vino de mesa), como si fuera vino de la Denominación de Origen del Ródano. Incluso, vender estos vinos de mesa como si procedieran de algunas de las subregiones más prestigiosas del Ródano, como la Denominación de Origen Château- Neuf- du- Pape. Su abogado dice que rivales celosos dentro de su propia compañía quieren la cabeza de Guillaume.

Las sospechas comenzaron en el otoño del año pasado. Allí se encontró que no había explicación para 100.000 HL de vino. Es decir, había unos 13 millones de botellas, aparentemente del Ródano, pero sin un origen claro. Para explicarlo fácilmente: cuanto compran no coincide con cuanto venden. Y claro, esto hay que comprárselo a alguien. Alguien que declara que ha vendimiado y producido X pero que en los depósitos mágicos se convierte en 2X. Algo así. Pero con 13 millones de botellas.

Según las investigaciones, de los 450.000HL que declara vender Raphael Michel, 300.000HL son del Ródano. Sin embargo, en el servicio estadístico de la DO la compañía solo ha declarado 120.000HL. ¿De dónde salieron los 330000HL restantes?

Otro número que no cuadra es que la compañía vendió como la DO Chateau- Neuf- du- Pape (la subregión más cara del Ródano) 58000HL de vino. Pero toda esa pequeña DO produce únicamente 100800HL al año. ¿Más de la mitad la comercializaron ellos?

El pánico

Con la vendimia a la vuelta de la esquina, todos entran en pánico. Para empezar Carrefour ha eliminado de sus lineales todos los vinos de la AOC Ródano que le suministraba Raphael Michel.

Pero también se han aumentado los precios del vino a granel en la región. Puede que este enorme actor no llegue a quedar fuera del mercado. Pero lo que es seguro es que los miles de litros que, por arte de magia, pasaban de ser vino de mesa a vino de la DO Ródano ya no existirán. Así que el volumen es menor, la demanda se mantiene… los precios suben.

Conclusión

La decencia y la ética deberían ser la base de nuestro trabajo, pero cuando no es así… Quizás esto nos valga a todos para hacer una reflexión acerca de qué modelo tenemos y qué modelo queremos. Y aquí entra también nuestra responsabilidad como consumidores.

Si nos informamos un poco, es fácil averiguar que el Ródano no puede hacer vinos baratos. La orografía es complicada, los rendimientos bajos y la viticultura en gran parte manual. No hace falta ser un experto catador ni un profesional para saberlo.

Porque no olvidemos Vinistas que esto sucede porque hay alguien, un consumidor, dispuesto a comprar esos vinos a un precio no sólo ridículo, sino además injusto para el viticultor. Consumidores que se dejan engañar en un fraude así de burdo, así de torpe. Y es lo que mi abuela decía: nadie da duros a cuatro pesetas.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *