Cava rosado: 7 usos para este verano

Consejos y tips de vinos

Cava rosado: 7 usos para este verano

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 26 julio, 2017

Pocas veces nos ponemos así de tercos para recomendaros algo. Pero es que si el verano fuera un vino, sería un cava rosado. Este es el manual de uso.

Pocas veces nos ponemos así de tercos para recomendaros algo. Pero es que si el verano fuera un vino, sería un cava rosado. O un champagne.

Si te pregunto… ¿que puede mejorar a un precioso rosado refrescante, ligero y afrutado en esta época de calor? ¡Burbujas! Así que sí, nos encanta el rosado y su versión burbujeante.

Con los rosados de moda en todo el mundo (como avanzamos en éste vídeo), era cuestión de tiempo que los rosados espumosos llegaran también a la cima de la popularidad. ¿Qué no los veis tanto? Dadles un tiempo… Llegarán y para entonces hay que estar preparados. Os hemos hecho el trabajo sucio y os dejamos las 6 claves para entenderlos.

14279132_1101789869858206_1604055485_n

Manual de uso del cava rosado

Cómo tomarlo

  1. Para tener una idea de qué tipo de cava rosado estás comprando mira el color. Puede ir de un pálido salmón a un rabioso rosa frambuesa. Más intenso el color suele denotar más intenso el sabor del vino. En función de tu gusto y de tu comida elige uno u otro.
  2. Siempre muy frío, no dudéis en sacar una cubitera si la temperatura ambiente lo requiere (os habíamos hablado ya de esto). No dejéis que se arruine la experiencia por algo tan sencillo como enfriarlo bien. Es bien sencillo. Entre 6 y 10ºC. Nunca más. Además pensad que al aire libre y con este calor, acabará por calentarse así que en cualquier caso, mejor pecar un poco de exceso de frío al principio.
  3. No podéis guardarlos de un día para otro. Lo sentimos pero los espumosos no sobreviven a un día sin tapón. Son muy efectivos los tapones especiales de cava que no dejan escapar la presión. Especialmente si la botella está llena por encima de la mitad… o más, esos tapones os ayudarán a mantener el cava adecuadamente al menos unas horas. El secreto está en destaparlo las menos veces posibles. Cada vez que sacas ese tapón, el gas se pierde.
  4. No seas tacaño: hacer un rosado no es fácil. Ya os lo hemos explicado. Necesitas una uva de gran calidad y una buena tecnología. Eso cuesta dinero. Así que si vas a disfrutar de un cava rosado, de verdad, haz eso. Disfruta. Sé un poco generoso contigo mismo. Los cavas rosados extremadamente baratos son sencillamente horribles. No vale la pena beber cosas así.

    Con qué tomarlo

  5. Prueba a tomarlo con el aperitivo. El sabor ligero y afrutado va perfecto con salazones y encurtidos: aceitunas, las famosas gildas, toreras, anchoas… y eso se llama aperitivo. Allí donde los vinos blancos se pierden en medio de sabores tan fuertes y los tintos chirrían por la acidez y la sal, es donde reina el rosado.
  6. Hay quien dice que las gastronomías de los países cálidos admiten mejor que ninguna otra un rosado. Haced la prueba. La razón es parecida a la anterior. El frescor de estos rosados espumosos balancea la sensación picante como pocos vinos. Así que no dudes en tomarlo con comidas especiadas y picantes. Cocinas exóticas como la coreana, tailandesa, japonesa… y hasta un curry indio.
  7. Para un maridaje realmente profesional, busca el toque crujiente en tus platos que combinará con el crujiente del vino a las mil maravillas. ¿Un ejemplo? Una buena paella con ese punto perfecto de arroz al punto.

Se nos hace la boca agua y se dispara la imaginación… El cava rosado da mucho juego. Y es que la época del rosado es la mejor época del año.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *