Filoxera parte II: el regreso del asesino

Curiosidades del mundo del vino

Filoxera parte II: el regreso del asesino

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 31 mayo, 2017

La filoxera vuelve a ser noticia y mala. Después de explicaros como actúa esta plaga, os explicamos el desafío de los australianos para luchar contra ella.

¿Y por qué es noticia la filoxera?

Como os decía la filoxera vuelve a ser noticia y esta vez la noticia no es buena.

El insecto ha reaparecido. Esta vez en Australia:

  • En 2006 apareció el primer brote de la plaga. Fue en la zona de Yarra Valley, en el área de Victoria. Las viñas murieron y la zona hasta un radio de 5 km fue declarada como PIZ (Zone Infectada de Filoxera).
  • En 2008, muy cerca a ese sitio, apreció otro foco de infección.
  • Este mes de mayo, acaba de detectarse un repunte con 4 nuevos viñedos infectados en el mismo valle pero un poco más al Norte.

Australia mapa filoxera

Via: Quentin Sadler’s Wine Page

¿Y por qué ahora?

La verdad es que durante todos estos años, la filoxera, como muchas otras plagas se ha mantenido a raya gracias al exhaustivo control de las autoridades de cada país.

Esa es la razón por la que las plantas se ponen en cuarentena antes de entrar en muchos países, para detectar si hay insectos escondidos en ellas, o por la que al entrar en algunos países te piden que no introduzcas tierra de otros lugares.

Por alguna razón, ese control se relajó hacia el 2006 y la Filoxera aprovechó, literalmente, para colarse en el país y atacar los viñedos.

Para acabar de complicarlo, los viticultores de esa zona de Australia culpan a una errónea decisión política su vulnerabilidad. Parece que fue el gobierno el que estableció hace muchos años que plantaran en franco. Al ser Australia una isla siempre se mantuvo libre de la plaga (como os explicábamos en el post anterior)…Pero no hay que subestimar el poder de la naturaleza ni los errores humanos, por lo que se ve.

¿Y entonces qué hacemos?

Y como ya sabéis que tendemos a tropezar dos veces en la misma piedra pues seguimos igual. Ni siquiera dos siglos después tenemos medios infalibles y sencillos para acabar con ella. Entre otras razones, por su complicado ciclo vital: puede tener forma alada o no, puede reproducirse sexualmente o no, hacerlo varias veces en un mismo año…

Se considera que sólo hay dos métodos eficaces:

  • Uno es reinjertar, que os explicamos en el capítulo anterior. En este caso, me temo que los australianos con sus inmensas extensiones de viña plantada en franco (sin raíz americana) no lo ven como una opción. Reinjertar equivale a replantar. Su coste sería enorme y se necesitarían décadas para hacerlo. Y eso es un desastre.
  • Se puede inyectar gas Sulfuro de Carbono en el suelo para acabar con el insecto. Pero ese compuesto es casi tan dañino como el propio insecto. Y la planta sufre mucho con su toxicidad.

Así que se enfrentan a un problema mayúsculo. Las autoridades tienen que ponerse manos a la obra para que no acabe convirtiéndose en una catástrofe.

El gobierno australiano ha alertado a los viticultores y hasta a los turistas se les ha dado luz verde para avisar si encuentran cualquier sospecha. Lo consideran un asunto de bioseguridad. Por ello:

  • Prácticamente han prohibido el intercambio vegetal entre las distintas zonas del país
  • Han sometido a cuarentena a viveros y a plantas de importación.
  • También usan drones que sobrevuelan los inmensos viñedos australianos. Buscan manchas que indiquen un número elevado de plantas muertas y así averiguar hacia donde viaja ahora el insecto.

¿Lo conseguirán? No lo sabemos. En este mundo tan monitorizado y tan tecnológico parece mentira que un piojo amarillento pueda traer de cabeza a todo un país.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

2 comentarios en “Filoxera parte II: el regreso del asesino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *