Vídeos de Vino

Toro en tres razones – Vinistas TV – Episodio 61

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 16 marzo, 2017

Hace cuanto que no te tomas un Toro? ¿Sigues pensando que son vinos masticables y toscos? Pues te animamos a que pruebes uno, pero uno cualquiera. Uno de esos Toros modernos y estupendos.

¿Hace cuanto que no te tomas un vino de Toro? ¿Sigues pensando que son vinos masticables y toscos? Pues te animamos a que pruebes uno, pero uno cualquiera. Uno de esa hornada de enólogos más modernos y con ideas nuevas que han dado una vuelta de tuerca a esta región y han puesto otros Toros en el mapa.

Vamos a daros nuestras tres razones para que no te pierdas.

La variedad: Tinta de Toro

Esta es la variedad reina de la Denominación de Origen. Muy parecida a la Tempranillo (os habíamos hablado sobre la sinonimia de nuestra querida tempranillo aquí), si venís aquí os explicarán bien la diferencia. Realmente es un clon, una adaptación de la tempranillo a este suelo y a este clima tan particular.

El suelo del vino de Toro

Aquí se trabaja sobre suelos arenosos. Este tipo de suelos tienen influencias muy claras en las viñas. Son suelos muy pobres en materia orgánica y además suelos que drenan fácilmente el agua. Por eso aquí las plantas sufren mucho: pasan mucha sed y mucha hambre para producir uvas. Por eso, los rendimientos son muy bajos: las plantas producen muy pocas uvas. Pero esas uvas son muy concentradas: con mucho color, con mucha estructura y mucho grado alcohólico.

De ahí la fama del vino de Toro como vinos tan densos y tan rústicos. No os diré que ahora los vinos son ligeritos y suavitos, pero desde luego, no tienen la densidad que tenían antes.

El emplazamiento.

Esto no deja de ser ribera del Duero. El río Duero no discurre muy lejos de aquí. Las diferencias son la altitud y el suelo, que os comentaba esto. Aquí la altitud es bastante menor que la que hay en la Denominación de Origen Ribera del Duero. Allí hablamos desde 600m hasta incluso 900m sobre el nivel del mar, en algunos casos. Mientras que aquí estamos a una altitud entre 400 o 500m sobre el nivel del mar.

Esta menos altitud implica que la zona es más cálida, con temperaturas más altas a lo largo del año. Además se evitan en gran parte los problemas de heladas primaverales (os habíamos hablado de esto precisamente de la Ribera del Duero aquí).

Y ahora Vinistas, ¿os animáis con un vino de Toro? os dejamos nuestra selección de estos vinos modernos, alejados del estereotipo de Toro rústico y que nos encantaría que probaráis.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *