Vídeos de Vinistas TV

La Temperatura de Servicio del Vino. VINISTAS TV – Episodio 51

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 22 diciembre, 2016

A partir de ahora nada de arruinar vuestras botellas por culpa del termómetro. En este vídeo, os explicamos cuáles son las temperaturas de servicio y lo que es más importante por qué.

La temperatura del vino entra dentro de eso que pomposamente llamamos: el servicio del vino. Lo reconozco que a veces es un rollo pero tienen su sentido (ya habíamos dado algunos consejos en otro post). Y no es que nosotros seamos de protocolos pero hay que reconocer que estas normas tienen su razón de ser y sobre todo nos ayudan a disfrutar más de los vinos.

Insisto en esto de disfrutar porque al fin y al cabo, abrimos botellas para disfrutarlas. Así que después de todo no vamos a desperdiciarlas por una cosa tan sencilla y tan controlable como es la temperatura.

Tampoco se trata de que os volváis locos con el mercurio para ajustarlo al milímetro. Pero sin duda que si nos hacéis caso y servís vuestro vino en torno a los grados que os decimos, os sabrán mucho más ricos.

Así que nada de arruinar vuestras botellas por culpa del termómetro. Os vamos a explicar cuáles son esas normas y lo que es más importante por qué.

¿Qué dicen las normas de temperatura?

Las normas dicen que:

  • Blancos
    • Jóvenes: Entre 7 y 9 ºC.
    • Con unos años o con más cuerpo: Entre 9 y 11ºC.
  • Rosados. Entre 8 y 10 ºC.
  • Tintos
    • Jóvenes y ligeros. Entre 11 y 14 ºC.
    • Más viejos o con cuerpo. Entre 14 y 16 ºC.
  • Espumosos
    • Jóvenes; 6-8ºC
    • Gran reserva, con añada y en general más viejos: 10-12ºC
  • Generosos:
    • Dulces: 7-9ºC
    • Secos: 15-17ºC pero hay mucha gente que los prefiere más fríos. Así que ahí un poco a gusto del consumidor

¿Y esto por qué?

Pues porque la sensibilidad de nuestras papilas a estos sabores varía según la temperatura. Así que:

  • Dulce: se nota más a temperatura alta, por eso muchos postres son fríos.

Y por eso los vinos dulces se sirven muy fríos

  • Ácido, también se nota más a temperaturas altas. Por eso las comidas ácidas se suelen servir frías (salmueras en vinagre, escabeches…).

Por eso los blancos, que suelen ser más ácidos, se sirven fríos. Y especialmente los blancos jóvenes y los espumosos. 

  • Amargo, se nota más baja temperatura. Por eso el café o el chocolate amargo se suelen servir calientes.

También por eso los tintos, se sirven un pelín más cálidos. Y cuanto más viejo sea el tinto, que contiene más amargor, admite una temperatura mayor.

  • Alcohol, aunque no es un sabor, sí que aporta en boca una sensación. La sensación de calidez que se nota más a temperatura alta y se hace quemazón o ardor.

Por eso los destilados, se sirven muy fríos, incluso con hielo, y en general los vinos con mucho grado alcohólico.

Y para terminar os dejo este vídeo, muy útil, para enfriar el vino en 10 minutos por si os pilla el toro en el último momento.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *