Si guardo un crianza más años, ¿es un vino reserva?

Consejos y tips de vinos

Si guardo un crianza más años, ¿es un vino reserva?

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 28 septiembre, 2016

Esta es de las preguntas que más me hacen muchos vinistas y no vinistas. Crianza, reserva, gran reserva... aunque todos tenemos una idea de lo que significan, no acabamos de aclararnos con el significado.

¿Si compro un crianza y lo guardo en casa unos años se convierte en un vino reserva? La respuesta a esta pregunta que muchos me hacen es … NO.

Que un vino se califique como crianza o reserva depende únicamente del tiempo en barrica y en botella (os habíamos hablado de esto hace unos meses en este vídeo). Eso es verdad. Así que no es descabellado lo que la gente me pregunta (lo descabellado, como veis, es el reglamento de las Denominaciones de Origen, pero eso es otra historia). Ahora bien una vez que la bodega ha sometido ese vino a examen por parte de la DO y esta ha autorizado a llamarlo crianza o reserva, se ha etiquetado como tal y se ha comercializado, ya no hay vuelta atrás. Nosotros en casa no podemos esperar un par de años y creer que tenemos un reserva en la bodega.

Pero ¿cuánto tiempo en cada caso? eso difiere en función de la Denominación de Origen. Es decir que cada Consejo Regulador decide en su estatuto que se considera crianza o reserva en su zona. El Consejo no habla de cosas tan importantes como el tipo de barrica, ni de la edad de los viñedos, ni de nada más que el tiempo. Por ejemplo, en la DO Ca Rioja:

  • Vino Crianza: vinos en su tercer año, de los cuales al menos ha pasado uno en barrica
  • Vino Reserva: vinos con una crianza mínima entre barrica de roble y botella de tres años, de los cuales uno al menos en barrica (y claro los otros dos en botella).

Pero en la DO Valdepeñas:

  • Crianza: el período mínimo de envejecimiento es de 24 meses, de los que al menos seis en barricas.
  • Reserva: el período mínimo de envejecimiento son 36 meses, de los que al menos 12 en barricas y el resto en botella.

La decisión de que un vino sea crianza o reserva depende de la bodega: el enólogo decide a que categoría quiere presentar un lote determinado de vino para ser calificado por el comité de cata de su DO (también os habíamos explicado esto en un post anterior).

Por eso, aquí lo realmente importante es el criterio del enólogo para decidir qué vino será crianza y cuál será un vino reserva. Y esa decisión técnica se toma prácticamente en el campo: hay viñedos excepcionales que uno ya sabe que sus uvas están hechas para aguantar muchos años en forma de vino. Ya sabes que ese será un buen reserva. Así que luego, cuando esas uvas se vendimian y cuando llegan a la bodega para elaborarse, ya tenemos claro que que estamos tratando con un lote especial que dará un vino mejor que cualquiera de los otros que están fermentando en los tanques.

La habilidad del enólogo consiste precisamente en que eso sea así: en que ese mosto se convierta en un vino excepcional. Ahí es cuando ha de ser capaz de hacer que esa uva exprese lo mejor de sí misma y de extraer de ella todo su potencial. Es decir de hacer un buen vino.

Y ahí es nada.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *