El temible vino de la casa: 4 consejos para no meter la pata

Consejos y tips de vinos

El temible vino de la casa: 4 consejos para no meter la pata

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 27 julio, 2016

Con lo que nos gusta alternar en verano no dejes que el temible y a veces terrible vino de la casa te arruine la salida, te damos 4 claves para acertar

Llega el verano y tanto los que se van de viaje como los que se quedan, todos salimos más. Inevitablemente, las costumbres se relajan y con ello, todo parece un poco menos formal: nos vamos de terrazas, las tascas y los chiringuitos se convierten en nuestra segunda casa y aunque estemos en crisis nadie nos quita de alternar. Precisamente es la asociación crisis- vacaciones el que ha hecho resurgir el vino de la casa, de lo que queremos hablaros hoy.

El nombre proviene de la Edad Media. Este era el vino que servían en las posadas a los viajeros. Para elaborarlo, el mesonero usaba sus propias fincas: cultivaba, pisaba y fermentaba como buenamente podía. Y aunque la calidad dejaba bastante que desear, el precio era barato. Poco queda de aquellas costumbres: pocos mesoneros tienen viña que cultivar y, para nuestra suerte, ya no se pisan las uvas. Pero igual que en aquel entonces, la calidad suele dejar bastante que desear.

He bebido tantos vinos de la casa intragables, que no me cuesta recordar los pocos restaurantes en los que son buenos y donde los pido con alegría. Y es una pena. Hay restaurantes sencillos en los que da gusto comer pero no se puede beber ni el vino con gaseosa. Es difícil acertar, lo sabemos. A pesar de eso, os dejamos 4 consejos que harán más difícil que te equivoques:

  1. No debe ser el vino más barato que se ha podido conseguir. Al final acaba resultando caro a la vista de la calidad que tiene. Debe ser recomendable, pero de verdad, y eso no suele casar con lo más barato.
  2. Tener etiqueta: otra cosa que me sorprende es que así como para un sinfín de asuntos sanitarios nos hemos vuelto, no hemos incluido el vino en esta categoría. Nos traen la botella abierta y sin etiqueta y nadie dice ni mu. Sea de la casa o de donde sea, el vino debe estar debidamente etiquetado para ser legal.
  3. Ajustarse a la categoría y precio medio del restaurante: agradable, sencillo y fácil de beber; no es bueno que tenga mucho carácter pues debe casar con toda o casi toda la carta del restaurante.
  4. En la medida de lo posible, un buen vino de la casa debe provenir de la zona, ya que si no es de la casa al menos que sea de cerca.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *