Vinos en primeur: los futuros del vino.

Curiosidades del mundo del vino

Vinos en primeur: los futuros del vino.

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 25 mayo, 2016

En Burdeos, acaban de terminar las catas en primeur de los vinos de la vendimia 2015. Y esto es algo digno de ver al menos una vez en la vida. Los primeurs se crearon para los vinos más prestigiosos, los más escasos... ¡los más caros!

Vinos en primeur. ¿Has oído hablar de eso? En Burdeos, acaban de terminar las catas en primeur de los vinos de la vendimia 2015. Y esto es algo digno de ver. Al menos una vez en la vida.

El sistema bordelés, con sus négociants, los courtiers y todos los grandes châteaus danzando alrededor del vino, dan para otro post (prometido que lo escribiré).

LOS VINOS EN PRIMEUR.

Durante un par de meses en primavera, los principales (y a veces no tan principales) compradores y periodistas del mundo se acercan a Burdeos para un maratón de catas en las bodegas de la zona. Los grandes châteaux señoriales y también las pequeñas bodegas familiares de prestigio abren sus casas esos días para enseñar la nueva cosecha a estos compradores venidos literalmente de cualquier rincón del mundo (los chinos acuden desde hace años en masa).

Allí, catan los nuevos vinos, que aún están en barrica, y pueden comprarlos con antelación, lo que llaman en primeur, o a futuro para llevárselos ya embotellados unos años después.

No todas las bodegas participan en esta apuesta a futuro: ¡hay casi 9.000 bodegas en Burdeos! Los primeurs se crearon para los vinos más prestigiosos, los más escasos, los más caros.

Es una forma de dar una oportunidad a los mejores clientes de comprar, con antelación, a un precio distinto. Y digo distinto porque como el mercado de futuros, no siempre ese precio es mejor. Depende del olfato, literalmente, del comprador.

Imagino que son días muy entretenidos para los compradores: todo el día catando vinos carísimos de aquí a allá.  Pero yo que los he vivido del otro lado, del de la bodega, son días de nervios y de carreras. Preparando muestras, asegurándose que las copas no huelen mal, ni bien. O sea que no huelen. Las barricas alineadas para la visita de rigor. Todo limpísimo. Todo perfecto.

PARA PROFESIONALES

Los vinos en primeur son citas para profesionales, por dos razones:

  • Se catan cientos de vinos; así se hacen una idea de lo que ha sido la añada y lo que se puede esperar de ella.
  • Son vinos sin terminar de hacer, muestras de barricas sin embotellar, ásperos y rudos. Necesitan años y años antes de ofrecer lo mejor de sí mismos. Pero, un experto es capaz de percibir la complejidad y la estructura que desarrollarán. Y apostar por ello.

Porque comprar en primeur es como comprar futuros. Como en el Mercado de futuros de Chicago . La clave está en comprar ahora barato de barrica y venderlo embotellado más caro en unos años. Mucho más caro si la añada se ha revalorizado lo suficiente.

Por eso, la gente que se reúne en Burdeos para estos maratonianos eventos es gente experta que sabe, o debería saber, leer entre líneas lo que dará de sí la cosecha. Y ahí reside la clave del éxito. Como los buenos agentes de bolsa.

Así que van allí, catan, negocian, compran y , luego, se sientan a ver como el precio de su líquido aumenta. Si tienen suerte. También ha habido grandes decepciones. Como 1997. Y hay hasta burbujas. Durante los años 2005-2011. Como en el resto de mercados de activos.

Para 2015, se han acabado los primeurs. Los productores ya han hecho sus deberes y esperan las apuestas: por ahora, esta añada promete y ya se corre la voz de un puñado de vinos que podrán ser excelentes.

Sólo queda esperar a ver como se comporta esta bolsa enológica, que no financiera, y mientras a todos se nos hace la boca agua.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *