Vinistas

Felipe Tosso
Viña Ventisquero

Ventisquero, en el Valle de Maipo, es un precioso viñedo en el corazón del valle Central de Chile. Como la mayoría de las bodegas chilenas tienen una corta historia, pero intensa. Fundada en 1998, Viña Ventisquero cuenta con 70 hectáreas plantas en pendientes pronunciadas en distintas zonas de Maipo y Colchagua, incluyendo viñedos en zonas prestigiosas como Rapel y Apalta.


La subzona de Apalta es muy distinta de otras regiones del Valle de Acolchagua, de ahí que Ventisquero haya luchado por singularizarla. Ellos apostaron por crear una denominación de origen separada y, finalmente en 2018, se consiguió. Apalta con su clima cálido en verano, de noches frescas por la influencia de los Andes, su paisaje ondulado de colinas y sus viñas en pendientes es perfecta para la uva Carmenere. De ahí que esta zona se haya especializado en vinos tintos, sobre todo de Carmenere, como os decimos, y algunos notables Cabernet Sauvignon.


La bodega se ha construido eficientemente. Y en eso los chilenos son campeones. Eficiencia, ecología y vanguardia tecnológica que se refleja no sólo en el edificio sino en todo el proceso productivo. El viñedo es ecológico y para que veáis hasta que punto, aquí va un ejemplo. El sistema de riego por goteo de las viñas reutiliza parte de agua que se usa en los procesos de bodega. Además fueron la primera bodega chilena es adoptar medidas para compensar las emisiones de gas carbónico, que se generan por el transporte de sus vinos.

¿Por qué nos gusta?

En Ventisquero hay un alma mater que es su enólogo Felipe Tosso. Felipe ha sido reconocido como el mejor enólogo de Chile y cuenta con una larga trayectoria, que arrancó en la colosal Concha y Toro. Cuando se hizo cargo de Ventisquero tuvo claro que su trabajo pasaba por conocer en profundidad ese terroir de Maipo y Colchagua, con todos sus subvalles, como Rapel y Apalta. Ese conocimiento implicaba identificar la diferenciación en los suelos para así conseguir extraer el máximo potencial de los vinos. Por eso, los vinos de Ventisquero se trabajan en blocks. Es decir, en bloques. Cada bloque corresponde a un suelo distinto, lo que sería nuestro equivalente a una parcela. Se vinifican por separado, se crían por separado. Sólo al final, se hace el blend, la mezcla. Una mezcla que trata de potenciar las partes por separado y el carácter de esta zona tan peculiar.

Mostrando 1 - 1 de 1 producto
Gastos de envío gratis a partir de 180 €