Vinistas

Ricardo Peñalba
Finca Torremilanos

El auge de la Ribera del Duero ha sido tan increíble en los últimos 30 años que a veces olvidamos que, como Denominación de Origen, es muy reciente. En 1982 se estableció y ahí estaba, como uno de los fundadores, Finca Torremilanos. Si Vega- Sicilia tiene el honor (entre otros muchos) de ser la primera bodega fundada en la zona, Torremilanos fue la segunda. En 1903 se fundó esta propiedad, situada cerca de Aranda, a 2km del margen del famoso río Duero.


Con sus viñas de tempranillo, sus ovejas y sus gallinas, Torremilanos vendía, como tantas otras, la mayor parte de sus uvas a las cooperativas de la zona. El empuje definitivo vino en 1975 con Pablo Peñalba López.


Pablo compró la finca a los antiguos propietarios y llevó a cabo un proceso de modernización imparable. Pablo apostó por la calidad. Y eso era envejecer en barricas y embotellar. Para ello construyó, y se sigue manteniendo, una tonelería, así que Torremilanos fabrica sus propias barricas: abran paso a los famosos crianzas y reservas Torremilanos.


Ricardo, el hijo mayor de Pablo, llegó en el año 2000 y con él la siguiente revolución. Cultivo ecológico y aún más, biodinámico. Cyclo fue ese primer experimento allá por el 2003. Desde entonces, las 200 has de Torremilanos se cultivan no sólo bajos los más altos estándares de calidad sino también de sostenibilidad. Todo, con el fin de expresar mejor eso que vagamente se llama el terroir, y que no es sino el clima, el suelo y la biodiversidad del viñedo: abran paso a los grandes vinos de terroir de Torremilanos.

¿Por qué nos gusta?

Finca Torremilanos es de esas bodegas ejemplares, siempre mirando hacia delante, siempre trabajando por mejorar y siempre innovando. Sí, eso que se dice tanto ya veces suena vacío. El éxito de Torremilanos viene del empuje de la familia que ha hecho de esta finca su forma de vida, su filosofía y su objetivo.

Desde la apuesta por el embotellado y por el envejecimiento en barricas (ya os contamos que tienen su propia tonelería dentro de la finca) hasta la apuesta por la viticultura ecológica y biodinámica.

Aunque Pablo falleció, su compromiso se extiende a la segunda generación. Pilar, su viuda, gestiona eficazmente la bodega ayudad por sus hijos: Ricardo en la parte técnica y Vicente en la comercial. Por eso sus vinos tienen esa solidez y esa consistencia. Porque hay alguien detrás preocupado y ocupado en que sea así. Año tras año. Y eso en una zona tan en auge como es la Ribera del Duero, con estrellas fugaces, nombre rimbobantes pero vacíos de contenido e inversiones de dinero sin estilo ni experiencia, Torremilanos es, para nosotros, el mejor ejemplo de vinos serios de la Ribera del Duero.

Mostrando 1 - 4 de 4 productos
Gastos de envío gratis a partir de 180 €
Hasta 3 botellas de vino: 5,20 € | Hasta 6 botellas: 6,50 € | Hasta 12 botellas: 8,95 € | Hasta 15 botellas: 10,90 € | Más de 15 botellas: 12,50 €