Caballos en la viña: el vintage de las bodegas

Curiosidades del mundo del vino

Caballos en la viña: el vintage de las bodegas

Ruth de Andrés Ruth de Andrés | 26 abril, 2017

Hace tiempo que las mulas, los caballos y los bueyes fueron sustituidos por tractores. Sin embargo, cada vez vemos más reportajes con bucólicas fotos de mulas y caballos surcando viñas. ¿Postureo, ventajas? Te lo explicamos.

Hace tiempo que las mulas, los caballos y los bueyes fueron sustituidos por tractores. Sin embargo, cada vez vemos más reportajes con bucólicas fotos de mulas y caballos surcando viñas. ¿Tantas son las ventajas frente al tractor o es sólo un postureo, que decimos ahora, para aparentar una vuelta a la tradición?

Todo vuelve: caballos vintage

Pues como en la moda todo vuelve. Los animales de tiro es el nuevo vintage de las bodegas. Pero los animales dan mucho trabajo: comen cada día (y descomen), tienen enfermedades, hay que cepillarles… nada de esto ocurre con un tractor. ¿Por que algunos se empeñan en que vuelva esa moda?

También hay que aclarar que los aparejos que arrastran los animales no son antiguos. Ahí hay toda una gama de accesorios adaptados para los animales de tiro. Así que en eso, se han modernizado. Por muy idílica que resulte la imagen, no os imaginéis un arado de madera o un yugo arcaico sujetando animales.

¿Entonces que es lo bueno?

Te explicamos cuales son las ventajas para que lo averigües por ti mismo.

  • Algunos dicen que la menor velocidad de los caballos hace que el trabajo sea más preciso y más cuidadoso. Los animales tienen que aprender las instrucciones que vocifean los viticultores. Y eso lleva un tiempo: un tiempo aprenderlo y un tiempo hasta que el caballo obedece. Por eso el trabajo es más lento.
  • Si las viñas están plantadas en espaldera, el tractor también nos ayuda a hacer trabajos como la prepoda o el deshojado, incluso la vendimia. Pero si está plantada en vaso, el tractor es inútil (te explicamos en video estas formas de poda). Así que si son viñas viejas, el tractor no nos vale para estos trabajos.
  • El menor peso de los animales mantiene el suelo más esponjoso y evita que se compacte en exceso.
  • En zonas de difícil acceso, los animales son también una ventaja. Pueden subir pendientes sin calarse, avanzan por caminos tortuosos sin pincharse las ruedas y si el giro es estrecho, se desenvuelven sin problemas con las órdenes de sus dueños.
  • Desde luego, la energía es verde y renovable.
  • Eso por no entrar a detallar las ventajas de la fertilización natural. No hay abono igual…. ni aroma igual.

Pero ¿y lo bonito que son los caballos?

Pues sí. Porque independientemente de la lista de ventajas y desventajas, hay una idea romántica en esto de los caballos. Los viticultores de verdad, esa gente de campo que ama su tierra, sienten que es una forma de cerrar el círculo (por eso son indispensables en viticultura biodinamica, como te lo habíamos contado aquí). De trabajar y sentir la naturaleza en toda su extensión y, de alguna manera, de una forma más armónica.

En un mundo tan tecnificado y tan gobernado por máquinas, es casi una extravagancia. Con su propio carácter, sus manías y sus caprichos, trabajar con caballos añade complejidad y también mucho encanto a ese trabajo tan humilde pero tan importante, que es la viticultura.

No olvides dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda, consulta o incluso si nos quieres proponer algún tema para que tratemos en nuestro blog o en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *